El Lockheed Martin F-35 fue sometido recientemente a pruebas para dilucidar esta interrogante. Según declaraciones del Pentágono a la revista DefenseONE, un avión poderoso debe ser aquel que sea capaz de interconectar armas. Están interesados en comprobar si el F-35 podría integrarse con los sistemas de armas de un portaaviones o una fragata.

La idea subyacente es que el avión caza pueda abatir un blanco dirigiendo los proyectiles desde las embarcaciones en el agua sin usar ninguna de sus municiones. Todos los sistemas de armas estarían interconectados y podrían actuar en forma autónoma o conjunta. Para saber si el Lockheed Martin F-35 puede ser usado en estas labores, el Pentágono ha realizado un prueba de concepto.

En el transcurso de la prueba se quiso comprobar si era posible transmitir los datos de ataque, en tiempo real, desde un caza F-35, a otros sistemas de combate. Esta vez se seleccionaron los sistema Aegis y las F100. El primero de los mencionados es armamento vital en las fragatas estadounidense. En tanto que, la Armada española usa actualmente al segundo de los mencionados.

El objetivo de la prueba era derribar un drone usando el armamento del buque. La misión del caza F-35 en este caso sería identificar el objetivo. El proyectil usado en la prueba fue un misil SM6 con una ojiva de 140 libras, Este estaba emplazado en un destructor cercano a la zona de operaciones de una cuadrilla de aviones F-35.

El Lockheed Martin F-35 y los resultados de la prueba

El escenario para la prueba fue la región de Nuevo México y la fecha septiembre del presenta año. El F-35 usado fue la versión para la armada y actuó en combinación con el buque USS Desert Ship. Al final, se mostró que si es posible detectar un drone mediante los sistemas del caza y enviar la orden de disparo al sistema de combate Aegis.

Destacó el teniente coronel Richard Rusnok a los periodistas que asistieron al test que esta “había sido realmente impresionante”. Remató diciendo que tanto la ubicación del objetivo como la orden para abatir habían sido casi automáticamente. El F-35 mostró una interconectividad total con los otros sistemas de armas.  

Los resultados de esta prueba fueron solo un paso en la carrera del Pentágono para desarrollar sistemas de armas que actúen de forma conectada con redes de datos cifradas. Estas redes permitirán a los diferentes equipos interactuar entre sí de forma inteligente.

La simbiosis del Lockheed Martin F-35 con otros sistemas de armas demostró una capacidad de combate que, hasta el momento, ningún otro caza había logrado. Con ella el ataque de estas aeronaves sería imparable. Pueden enviar órdenes de ataque a sistemas de armas marítimos o terrestres ante eventos de temprana detección

Adicional a todo lo dicho, se incrementa la capacidad ofensiva de los caza F-35. No solo pueden atacar simultáneamente con sus armamento sino con el de otros sistemas con los que esté conectado. En la opinión del coronel George ‘Sack’ Rowell,  esto se traduce en docenas y docenas de misiles estándar atacando de forma conjunta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here