Sobresalen entre los escombros y el polvo un pequeño grupo de personas que usan cascos blancos. Inmediatamente, alrededor de ellos, todo se transforma en una febril actividad. Buscan entre las ruinas de edificios a personas atrapadas y tratan de rescatarlos, exponiendo muchas veces sus propias vidas. Son, como ellos se autodefinen, un grupo de voluntarios agrupados para proteger y asistir civiles en zonas controladas por rebeldes opuestos al gobierno de Siria.

Se les conoce como los cascos blancos y , le han devuelto al pueblo sirio las posibilidades de de conservar la vida luego de un ataque. Pueden llegar a donde no lo hacen ni los bomberos ni los servicios de socorro. Son lo únicos que llegan a ciertas zonas donde la devastación por los bombardeos es extrema. El pueblo confía en ellos más de lo que lo hace en las brigadas tradicionales de salvamento. Antes de su llegada, eran muchos los que fallecían atrapados en un derrumbe. Son la Defensa Civil Siria DCS (Syrian Civil Defence, SCD, en inglés)

Cascos blancos al servicio del pueblo

Su nacimiento se enmarca en el contexto de la Guerra Civil Siria. Tuvieron una participación activa en el curso de la ofensiva por la ciudad de Alepo.Fueron la respuesta al indiscriminado bombardeo que hacía la Fuerza Aérea Árabe Siria a las zonas rebeldes. Iniciaron sus actividades a principios del 2013 cuando un grupo de civiles comenzaron entrenamientos. Estos entrenamientos fueron dirigidos por James Le Mesurier, un consultor de seguridad británico.

Desde entonces, los grupos de voluntarios crecieron hasta llegar a ser 2850 voluntarios presentes en todo el ámbito nacional a través de 114 centros. Estas delegaciones operan en ocho gobernaciones: Idlib, Alepo, Hama, Latakia, Homs, Damasco, la Campiña de Damasco y Dara. 

La DCS tiene como preceptos salvar el mayor número de vidas posible en el menor tiempo permitido. La mayor parte de sus actividades se centra en la búsqueda y rescate de personas en zonas bombardeadas o que estén bajo ataque. De igual manera, se encargan del suministro de provisiones esenciales. El trabajo más destacado que han desarrollado es el rescate de civiles en zonas que fueron atacadas con bombas de barril. Estos son explosivos improvisados que el ejército sirio deja caer desde helicópteros Mi-17 y Mi-24. 

El trabajo de estos cascos blancos ha sido calificado como uno de los más peligrosos del mundo. Hasta la fecha , más de 130 de ellos han muerto en el cumplimiento de sus labores. Por otro lado, la organización afirma haber rescatado a más de 40 mil personas hasta el 2016. Por su extraordinaria labor fueron nominados al Premio Nobel de la Paz de 2016.

Hosam y Mayed

Hosam tiene 23 años y estudiaba Filología Inglesa antes de que estallara el conflicto sirio. Actualmente comanda un grupo DCS en Idleb, al norte de Siria. En declaraciones dadas a la agencia EFE, confesó haber participado en el inicio de las protestas antigubernamentales del 2011. No obstante, cuando comenzó la violencia no participó en ella, aunque fue invitado a unirse. Consideró que podía ayudar más de forma pacífica que empuñando las armas.

Mayed es otro miembro de los cascos blancos. De tan solo 20 años y estudiante de Ingeniería Agrícola que quería colaborar de una manera distinta. Al igual que Hosam, se preparó en un curso para convertirse en voluntario DCS. Explica a EFE que ambos actúan en las áreas que están bajo control rebelde. Lamenta que el gobierno sirio no les permita trabajar en las zonas ocupadas por el ejército regular. A pesar de eso, afirma que han salvado vidas de soldados del gobierno.

Ambos afirman que ya que su labor principal es salvar vidas, también operan en las zonas dominadas por el grupo yihadista Estado Islámico. Estos radicales no interfieren con su trabajo y les permite operar en ciudades como Al Bab, en la provincia de Alepo.

De igual manera, coinciden ambos en que la guerra a la cual está sometida Siria impone duras condiciones. Entre tales condiciones está la imposibilidad de confiar en las telecomunicaciones porque siempre fallan. Es por eso que dependen de oteadores que localizan y dan seguimiento de aviones en el cielo para fijar los lugares de caída de las bombas. Si los aviones pasan de largo, entonces notifican a los oteadores de la siguiente zona. 

Historias estremecedoras

Relatan Hosan y Mayed que el momento más difícil es durante la noche porque es más complicado precisar donde cayeron las bombas. Asimismo confiesan que los medios de trabajo son escasos y sus herramientas de trabajo poco sofisticadas. No disponen de excavadoras ni de máquinas para izar piezas pesadas. A pesar de eso, no les falta ni el tesón ni el valor.

En su día a día, se han enfrentado a situaciones descorazonadoras. Cuenta Hosam una en particular que le tocó vivir. Esta se presentó  mientras participaba en un rescate un pueblo llamado Binish, en Idleb. Precisa Hosam en su relato que hubo una explosión de un coche bomba. Al presentarse al sitio,observó unos veinticinco muertos hechos pedazos. 

En el medio de tal destrucción halló a un bebé con las manos amputadas que no paraba de llorar. Recuerda Hosam que el bebé lloraba no por el dolor, sino porque buscaba a su mamá. Inmediatamente lo tomó entre sus brazos y lo llevó al hospital. Posteriormente fue víctima de una gran depresión cuando se enteró que la madre había fallecido en el ataque.

Esperanza en medio del sufrimiento

Pese a lo rudo de su oficio ambos, tanto a Hosam como a Mayed, expresaron que les gustaría seguir vinculados a este tipo de labor una vez que el conflicto finalice. Ambos quieren finalizar sus estudios los cuales abandonaron cuando se enrolaron en los cascos blancos. Recordaron que ellos pertenecen a la primera promoción del grupo.

Finalizaron diciendo que sus razones no son económicas. No reciben ningún tipo de remuneración aunque al comienzo contaban con una ayuda de USD 175. Esta ayuda era otorgada por el Ejecutivo interino de la oposición siria, que trató respaldar el programa. Al cierre ambos expresaron que sus familias estaban orgullosas de ellos porque sabían que salvan vidas humanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here