¿Se puede disminuir las posibilidades de que un avión desaparezca?. La Organización para la Aviación Civil Internacional (OACI), un organismo de las Naciones Unidas, piensa que si. Este grupo celebró entre el lunes y el martes una reunión para tratar este asunto. En dicha reunión se estableció un acuerdo para prevenir que vuelva a suceder una desaparición como la del avión del vuelo 370 de Malaysia Airlines. A ella acudieron 40 representantes de aeropuertos, controladores aéreos, pilotos, reguladores y otros relacionados a esta actividad.

El vuelo 370 de Malaysia Airlines era un avión Boeing 777 que desapareció el 8 de marzo. Con él también desaparecieron 239 personas que venían a bordo en ruta Kuala Lumpur-Pekín. Su paradero y lo qué ocurrió realmente con él  siguen siendo misterios por resolver.

La propuesta central de la OACI fue la implantación de medidas de seguimiento obligatorio de cada avión en vuelo. En la reunión, que fue celebrada en Montreal (Canadá), la industria se comprometió a introducir progresivamente estas medidas de manera voluntaria. 

Se pudo conocer que el problema para una rápida implementación de las medidas es el alto costo de estos dispositivos. De allí que todavía se mantengan como una recomendación que las naciones pueden seguir de acuerdo a sus posibilidades, De lo contrario se estaría forzando a la industria aeronáutica a realizar una fuerte y repentina inversión. No obstante, la OACI ha ratificado a su Consejo de Gobierno que acepta el seguimiento integral de cada avión en vuelo, según fue propuesto.

Medidas para evitar la desaparición de un avión en vuelo

Ya en el año 2009, luego del accidente del vuelo 447 de Air France en pleno océano Atlántico, la EASA (Agencia Europea de Seguridad Aérea), tomó cartas en el asunto. En esa fecha recomendó hacer posible “la transmisión de datos de ubicación tan pronto como una situación de emergencia se detecte”. 

En particular, expresó preocupación por los vuelos que pasan por “áreas marítimas o remotas”. El plan de la EASA era implementar una normativa a partir de 2018. No obstante, aún no se ha definido una fecha para su entrada en vigor de manera oficial.

La EASA presentó ante los asistentes a la reunión de la OACI en Montreal un documento análisis del incidente del avión del vuelo 447. En dicho documento la EASA concluye que la posición de las aeronaves debería actualizarse cada minuto mientras se mantengan en el aire. Esta medida reduciría el área de búsqueda en caso de accidente a seis millas náuticas (11,1 km). 

Por otro lado, ya Air France utiliza el sistema ACARS para recibir información al minuto sobre la posición de cada avión que mantienen en vuelo. Esta información se genera cuando estos se encuentran a más de 4.500 metros de altura. La EASA indicó a la OACI en su documento que ésta es la solución más barata de implantar. Sin embargo, la Agencia Europea también cree que a largo plazo habrá que desarrollar los sistemas de seguimiento satelital. 

Por su parte, la IATA (International Air Transport Association), ha accedido a adoptar a finales de septiembre mejores sistemas de seguimiento. En diciembre, la IATA presentará las conclusiones del grupo de trabajo que creó para proponer un estándar global de localización.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here