El pasado miércoles 30 de octubre, dos aviones rusos Tupolev Tu-160 provocaron un incidente al violar espacio aéreo colombiano. La violación se concretó por primera vez en ruta de Caracas-Venezuela a Managua-Nicaragua. Al siguiente dia, viernes 1 de noviembre en la dirección opuesta. Mientras que el miércoles se permitió la intrusión, el viernes un avión de inteligencia los detecta nuevamente y los acompaña su viaje en territorio colombiano. 

Inmediatamente, dos aviones Kfir procedieron a interceptar a las aeronaves intrusas. Siguiendo los protocolos internacionales, los aviones rusos fueron invitadas a “salir de nuestro espacio aéreo”. La información fue conocida a través del ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón.Por otro lado, el comandante de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC),  general Guillermo León, explicó que los aviones rusos tenían desactivado el transponder. Como se sabe, este es un sistema que envía señales a los radares y permite su identificación. 

La intercepción por parte de los aviones Kfir colombianos ocurrió al norte de la ciudad de Santa Marta, en el Caribe colombiano, a 96,5 km de la costa. Según la información de Guillermo León: 

“Tras la interceptación se siguieron los protocolos establecidos”. Estos fueron la llamada por radio y la ubicación en las posiciones laterales de las otras aeronaves. Finalmente los aviones rusos fueron escoltados hasta que abandonaron territorio colombiano.

Aviones rusos Tupolev Tu-160 y el fin del incidente 

Los Tupolev Tu-160 se cuentan entre los aviones rusos más avanzados tecnológicamente. Este es un bombardero estratégico pesado de ala de barrido variable supersónico. Su diseño estuvo a cargo de la Oficina de Diseño de Tupolev en la Unión Soviética. Es el avión militar supersónico Mach 2+ más grande y más pesado jamás construido y, por lo general, transporta carga nuclear. 

Luego del incidente, la cancillería colombiana envió dos notas de protesta a Rusia. En respuesta, el agregado militar ruso  “manifestó no conocer el hecho”, según reportó el ministro Pinzón. De acuerdo a Pinzón, la FAC “manejó apropiadamente la situación”. Recalcó que con la actuación disminuyó la posibilidad de una situación crítica. Por otro lado, se demostró también la capacidad de Colombia para proteger su soberanía. 

Pinzón también afirmó que el incidente “causó extrañeza” a las autoridades colombianas. De inmediato, se contactó al agregado militar ruso para informarle del incidente. El  diplomático manifestó total desconocimiento del hecho. Al respecto, la posición oficial de Moscú en sus comunicados es que sus vuelos se llevan a cabo de acuerdo con las normas internacionales para el uso del espacio aéreo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here