En fechas recientes, la prensa especializada se ha hecho eco del resultado del referéndum realizado en Crimea para decidir sobre su anexión a Rusia. Estos resultados muestran, teniendo ya el 100 % de las papeletas escrutadas, un 96,77 % de votos a favor de dicha anexión. En oposición, solo un 2,51 %  votó por seguir perteneciendo a Ucrania pero recibiendo más competencias.

Cabe destacar que, de todas las comunidades que conviven en Crimea, los tártaros (el 12,5 % de la población) eran los más reacios al referéndum. No obstante, un 40 % de ellos también ha votado, con una participación que oscilan  entre el 82% y el 90 % según la localidad. El censo total en la región muestra más de 1,5 millones de personas con derecho a voto.Como consecuencia de este resultado, el Parlamento de Crimea, solicitó oficialmente esta mañana su incorporación a la Federación Rusa. 

Luego de esta solicitud, como parte del proceso, se debe esperar ahora el reconocimiento de la independencia de Crimea por parte de Rusia. A continuación, se procede a la firma de un tratado bilateral. Este tratado debe tener visto bueno del Tribunal Constitucional ruso, la aprobación de la Duma (el parlamento ruso) y del Senado. Finalmente, el tratado debe ser firmado por el presidente ruso.

Las fuentes consultadas destacan la situación conflictiva en la que se encuentra Ucrania en estos momentos. Resultado de esta tensa situación, Rusia seguramente agilizará todos estos pasos de manera que puedan ser completados en cuestión de pocos días.

Reacción de la Unión Europea ante la situación de Crimea

En el extremo contrario, la reacción de la Unión Europea ante el referéndum no se ha hecho esperar. Los ministros de Exteriores de los 28 anunciaron que preparan sanciones contra Rusia. Tanto José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, como el del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, dieron a conocer sus opiniones. Al respecto advirtieron que el referéndum era “ilegal, ilegítimo y por lo tanto no reconocerían su resultado”.  

Por otro lado, los ministros pedirán a Putin que no se anexe a Crimea, según lo solicitado, y le instarán a buscar soluciones para mejorar la situación. Al igual que ya hiciera Estados Unidos en el pasado, la UE contempla sanciones pasan por impedir la entrada a su territorio de ciertas personas. Asimismo, incluirán congelar los activos en territorio comunitario de cerca de un centenar de ciudadanos a las que se acusa de lo ocurrido en Crimea.

Por su parte, el actual primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, ha pedido a Rusia “que no se meta en asuntos internos de Ucrania”. De igual manera, la Rada (Parlamento ucraniano) ha aprobado la movilización parcial en el país ante la “continuación de la agresión en la república autónoma de Crimea”. Denuncia que Rusia intenta disimular esta agresión con una gran farsa llamada referéndum, que ni Rusia ni el mundo civilizado reconocerán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here