El Estado francés otorgará a la empresa Dassault Aviation unos 1.000 millones de euros para renovar los cazas de combate Rafale. Esta información fue suministrada hoy por el ministro francés de Defensa, Jean-Yves Le Drian. Al respecto el titular de Defensa hizo una declaración ante la prensa recientemente. En ella dijo que «Es una señal muy clara de nuestra voluntad de invertir en el Rafale y sobre todo en un sector estratégico, el de la aeronáutica de combate”

Esta renovación corresponde a la versión «F3-R» de estos aviones de combate. Los Rafale entraron en servicio por primera vez en el 2004 y esta versión en particular se esperaba en el 2018. Por otro lado, esta versión corresponde a un contrato firmado en diciembre. Esta noticia fue precisada por el diario económico francés «Les Echos». 

La fabricación del avión caza Rafale genera unos 10.000 puestos de trabajo directos en Francia en un centenar de empresas encabezadas por Dassault Aviation. Entre las otras empresas se pueden mencionar Thales (electrónica), Snecma (motores), y MBDA (que hace el armamento).

En las recientes semanas el Rafale perdió el concurso con el Ministerio de Defensa de Brasil que fue ganado por la empresa sueca Gripen NG. Con ellos Brasilia firmó un contrato de 4.500 millones de dólares. Por ahora, Dassault no ha podido exportar esos aparatos. En consecuencia, el Ejército francés es el único cliente de ese avión de combate. Aunque Francia e India han entrado en negociaciones hace un año para un contrato de 126 Rafale por unos 10.000 millones de dólares.

El avión caza Rafale

La empresa francesa Dassault estuvo a cargo de la construcción del avión militar Rafale. Su nombre proviene de un vocablo francés que significa «ráfaga de viento» o también «ráfaga de fuego». Es una aeronave bimotor, ala delta y es multiuso. Ha demostrado solvencia en el reconocimiento aéreo, la interdicción y el apoyo terrestre. También ha desplegado alta eficiencia en el ataque en profundidad y el ataque a buques. Ha tenido también una destacadisima actuación en misiones de disuasión nuclear.

Su producción se inició como un proyecto conjunto de Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y España. El Rafale vendría a sustituir al Eurofighter Typhoon como avión de combate multipropósito. Su génesis parte del deseo de la Fuerza Aérea y la Armada francesas de actualizar sus flotas de aviones. Los problemas que surgieron en el curso del proyecto hicieron que Francia designara a Dassault  para conducir el proyecto. Pese a esta designación, esta aeronave ha sufrido retrasos significativos en su producción. Se señalan a los recortes presupuestarios post-Guerra Fría como causantes de dichos retardos.

Este avión está disponible en tres versiones principales. La primera de ellas es la versión de un solo asiento conocida como Rafale C. La otra es el modelo de dos asientos llamado Rafale B. Por último, este caza de combate está también disponible como otra versión basada en el operador de un solo asiento, el  Rafale M.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here