Cuenta que se pone “en situación de combate” para encarar las pruebas del programa, y que las técnicas que utilizaba cuando era miembro del conjunto de Operaciones Singulares le han sido útiles para participar de forma exitosa en la T.V.. El jefe de Policía Luis Esteban Lezáun ha contado a Onemagazine.es todas y cada una de las claves para imponerse en el concurso de Telecinco.

¿El policía que gana siempre y en todo momento en Pasapalabra usa algún truco?

Luis Esteban Lezáun, un zaragocí de cuarenta y dos años casado y con 2 hijos, es el jefe de la Comisaría Local de Policía Nacional de Manacor -Mallorca-… y el partícipe que se está imponiendo este mes en el concurso Pasapalabra de Telecinco. En uno de los últimos programas, Luis Esteban se quedó a una sola letra de llenar el renombrado Rosco y llevarse doscientos dieciseis mil euros a casa.

¿Qué técnicas usas para concentrarte y atinar todo en el concurso?
Ya antes de iniciar el rosco, mentalmente, hago combinaciones de números y letras de forma azarosa o bien cálculos matemáticos, multiplicaciones, sumas, etcétera Con esto, consigo aceitar los mecanismos de la psique. Además de esto, cuando ya voy a comenzar a contestar, me pongo en situación de tiro de combate, como cuando estaba en los GOES: brazos y hombros caídos y rodillas levemente flexionadas. Al adoptar esta situación de competición o bien lucha, mi psique ya se concentra. Cuanto asocias una oración o bien una postura a una situación de peligro o bien tensión, cuando la repites, evocas esa sensación.

¿De qué manera te ayuda estar concentrado?
En el momento en que logras un buen nivel de concentración, contestar bien es más simple. Mi mujer graba los programas y después los veo en casa y, pese a que sé qué me preguntarán y las respuestas… ¡tardo más en contestar! Eso es por el hecho de que no hago los ejercicios de concentración, que pueden prosperar hasta en un diez y un quince por ciento el desempeño.

¿Y cuando estabas en los GOES?
No se hace ninguna técnica oficialmente, mas las efectuábamos ya antes de entrar en acción: visualización, meditación y concentración. Nos centramos en ver lo que deberemos hacer.

¿A lo largo de cuánto tiempo? ¿Lo haces en casa?
A lo largo de unos cinco minutos. En casa, en ocasiones, hago meditación, mas ahora que estoy en la jefatura de la Comisaría Local de Manacor ya no me hace tanta falta.

¿Qué consejo le darías a una persona que desee ser parte de los GOES?
Que tenga buenísima preparación física, con aguante y una mentalidad muy resistente. Debe ser alguien a quien le puedas decir que esté bajo una zarza, a cinco grados, a lo largo de diez horas, y que lo haga sin lamentarse. La mentalidad es más esencial que el físico.

¿Y para participar en Pasapalabra?
Para ‘sobrevivir’ en el concurso, que valore sus habilidades verbales, si tiene un léxico extenso y agilidad en el momento de contestar. Si desea ganar, que estudie. En general, en el rosco hay dos o bien tres palabras imposibles. La cultura general te da para sacar veintidos, mas esas dos o bien tres no las sabe absolutamente nadie, pues no se emplean. O bien ‘machacas’ el diccionario o bien no las vas a atinar.

¿Tú de qué manera te preparas?
Es la tercera vez que participo. La primera estuve treinta programas y la segunda veintiuno, mas no estudiaba. Esta vez estoy procurando el ataque al rosco… llevo un año dedicandole dos horas al día, ¡es como una oposición! -risas-. Me estudio el diccionario o bien voy apuntando el nombre de arquitectos, artistas, directores, etcétera

¿Alguna vez has estado más tenso en el concurso que estando de servicio?
Es una tensión diferente. En el servicio es más natural; la situación de peligro es enormemente mayor, mas ya llevo muchos años como en el Cuerpo. No obstante, en el programa tienes temor a hacer el absurdo o bien a no rendir al nivel de tus posibilidades pues las cámaras son un planeta que no conoces.

Tras Pasapalabra, ¿vas a participar en más programas?
No, no es mi pretensión. Las cámaras no son mi hábitat natural y estoy en un incesante estado de nerviosismo. Y eso que allá todo el planeta se porta maravillosamente con nosotros.

Entonces, ¿qué te llevó a presentarte?
Mi mujer. En el momento en que me casé, tuvimos una pequeña y deseábamos darle un hermano. Llegó la crisis, se bajaron los salarios, no trabajaba… Vio que, en casa, siempre y en toda circunstancia acertaba muchas palabras, con lo que me afirmó que por qué razón no iba y también procuraba sacar algo para abonar ciertas facturas.

¿De qué manera ven tus superiores tu incursión en la tele?
Bien. La imagen que se proyecta es buena, es un programa cultural y lo ven con agrado.

¿Tienes alguna manía?
No tengo manías ni soy supersticioso. Eso sí, tanto cuando estaba en los GOES como ahora en el concurso, me agrada estar solo un rato, pensando en lo que debo hacer.

¿De qué manera te desconcentras?
Puesto que supongo que como al mundo entero, gritándome o bien pinchándome con una chincheta –risas-. Realmente, tengo buenísima capacidad de concentración. Realmente, lo que te desconcentran son los imprevisibles. En los GOES siempre y en todo momento contemplábamos todas y cada una de las posibilidades, aun las más poco probables, para estar preparados y que no nos cogieran de improviso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here