Pedro Calderón de la Barca, insigne escritor de las letras españolas y universales, fue seminarista, escritor, poeta, dramaturgo, militar, caballero de la orden de Santiago y sacerdote. Luego de culminar sus estudios religiosos se alistó como soldado de infantería y sirvió en diferentes frentes. Combatió a los franceses en el frente de Cataluña y llegó a distinguirse en más de una ocasión.  

Calderón de la Barca plasmó sus vivencias de guerra en versos ajustados a las actividades castrenses. Su sensibilidad y fuerza descriptiva se puede comprobar en el extracto que se incluye a continuación. Pertenece a la obra titulada Comedia famosa. Para vencer a amor, querer vencerle” (Valencia, 1650).

Este ejército que ves

vago al yelo y al calor,

la república mejor

y más política es

del mundo, en que nadie espere

que ser preferido pueda

por la nobleza que hereda,

sino por la que él adquiere;

porque aquí a la sangre excede

el lugar que uno se hace

y sin mirar cómo nace

se mira cómo procede.

 

Aquí la necesidad

no es infamia; y si es honrado,

pobre y desnudo un soldado

tiene mejor cualidad

que el más galán y lucido;

porque aquí a lo que sospecho

no adorna el vestido el pecho,

que el pecho adorna al vestido.

 

Y así, de modestia llenos,

a los más viejos verás

tratando de ser lo más

y de aparentar lo menos.

Aquí la más principal

hazaña es obedecer

y el modo cómo ha de ser

es ni pedir ni rehusar.

 

Aquí, en fin, la cortesía,

el buen trato, la verdad,

la firmeza, la lealtad,

el honor, la bizarría,

el crédito, la opinión,

la constancia, la paciencia,

la humildad y la obediencia,

fama, honor y vida son

caudal de pobres soldados;

que en buena o mala fortuna

la milicia no es más que una

religión de hombres honrados.

Una ojeada a la vida de Pedro Calderón de la Barca

Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño (1600-1681), fue un dramaturgo, poeta y escritor del Siglo de Oro español. Durante ciertos períodos de su vida también fue soldado y sacerdote católico romano. 

Fue el tercero de los cinco hijos del matrimonio formado por Diego Calderón de la Barca y Ana María de Henao y Riaño, de una noble familia alemana. Pedro Calderón de la Barca nació en la misma época definida por Lope de Vega como la del teatro español del Siglo de Oro. De la Barca lo desarrolló aún más, y su trabajo fue considerado como la culminación del teatro barroco español. Como tal, es considerado uno de los dramaturgos más destacados de España y uno de los mejores dramaturgos de la literatura mundial.

Su producción literaria es abundante y variada. Se le atribuyen más de doscientas obras, entre autos sacramentales, dramas religiosos, filosóficos e históricos. Así también, fue autor de comedias de costumbres, pastoriles, caballerescas y mitológicas, entremeses y mojigangas.

Carrera militar de Calderón de la Barca

Según Diccionario Enciclopédico de la Guerra 

Sobre la carrera militar de Calderón de la Barca,  el general López Muñiz en la arriba mencionada obra, sostiene que: “En 1625 cambió la pluma por la espada sirviendo en los ejércitos españoles de Lombardía y Flandes hasta 1628”. Remata López Muñiz afirmando que , en estos trances adquirió fama de buen soldado”.

Más adelante, continúa diciendo Muñiz, “En 1640 se enroló en las tropas del Conde-Duque en Cataluña sin que haya podido concretarse en qué acciones tomó parte”. Posteriormente, al siguiente año (1641) Calderón de la Barca regresó a Madrid por encargo del marqués de la Hinojosa. Allí se encargó de “desempeñar una misión relacionada con el canje de prisioneros, siendo ésta su última actividad castrense conocida”, finalizó diciendo el general López Muñiz  .

Según la Gran Enciclopedia del Mundo

La Gran Enciclopedia del Mundo relata que Calderón de la Barca, “en 1623 parece haber intervenido en las guerras que España sostenía en Europa”. Posteriormente, en 1625, de la Barca es localizado en Madrid, enfrentando un duelo con un actor de nombre Pedro de Villegas. El motivo del duelo, de acuerdo con la enciclopedia, era las heridas conferidas por Villegas a un hermano de Calderón.

Prosigue el relato la enciclopedia y relata que “incorporado de nuevo en los Tercios, se batió en Milán y Flandes hasta su regreso a España (1629). Allí se dedicaría Calderón de la Barca “de lleno a las actividades literarias”. En el mismo relato establece que no tendría más incidentes hasta su intervención “en la represión del alzamiento catalán contra la política del conde-duque de Olivares (1640).”

No se dan indicios de sus servicios militares en Flandes y Lombardía. Por otro lado, de sus servicio en Cataluña entre 1640 y 1642 existe en la Biblioteca Nacional de Madrid un memorial. Este memorial fue usado por Calderón de la Barca para solicitar ciertas venias al Rey. Entre ellas, solicitó la reforma de un premio de treinta escudos al mes, que nunca cobró.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here