El general Francisco Javier Arnaiz, Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, acaba de inaugurar la segunda jornada de la más grande feria española de drones, Unvex. En el marco de este evento declaró que «Los drones han llegado para quedarse”. Seguidamente dijo “no hay que olvidar que todas estas aeronaves son remotamente tripuladas. Siempre hay una persona».

El general recordó que esta clase de aeronave era ya muy habitual en el mundo militar. Comentó seguidamente «Yo estuve en la guerra en los Balcanes cuando se comenzó a utilizar el Predator”. Luego explicó que “en aquella época, los años 90, todas las semanas se perdía alguno». Finalizó diciendo que “desde entonces se han desarrollado mucho sobre todo en zonas de conflicto”. Esto, en su opinión, ha posibilitado un gran desarrollo debido a su facilidad de uso.

Vale la pena mencionar aquí que los drones son vehículos aéreos no tripulados (UAV, uncrewed aerial vehicle). Forman parte de todo un sistema generalmente integrado por el UAV, el controlador en tierra y un sistema de comunicaciones entre los dos. En ocasiones el vuelo de los UAVs puede ser dirigido de forma autónoma por computadoras a bordo de la aeronave.

Los UAV se utilizaron originalmente para misiones militares demasiado «aburridas o peligrosas» para los humanos. Sin embargo, su uso se extendió a otras aplicaciones comerciales tales como científicas, recreativas, agrícolas y de otro tipos. Los UAVs civiles ahora superan ampliamente a los UAVs militares, con estimaciones de más de un millón vendidas para 2015.

Los drones y sus múltiples facetas

Arnaiz, en el curso de su intervención, comentó que las aplicaciones en el mundo civil se facilitaron por la miniaturización y la bajada de precios. Recalcó que el desarrollo en este campo es permanente. Aseguró que lo que se haga hoy tendrá una visibilidad dentro de 10 años. “No hay que olvidar que todo cambia rápido y la inversión que hagamos hoy quedará desfasada en 5 años», aseguró.

Con respecto al Ejército del Aire señaló que cuenta desde hace 30 años con el F-18, el cual se ha ido actualizando a la última tecnología. Sin embargo, teme que que esto mismo no pasará con los RPAs (del inglés Remotely Piloted Aircraft). Redondea su idea diciendo que el desarrollo viene de la mano con el uso que se le dará a la aeronave. 

Puso como ejemplo a los aviones convencionales que no tienen limitaciones geográficas pero dependen del abastecimiento de combustible. En este caso señaló al reabastecimiento en vuelo como el avance que llegó como resultado de una necesidad de uso. Gracias al reabastecimiento en vuelo se ha conseguido incrementar las horas de operación. 

Refiriéndose a los RPAs, señalo que tienen motores de bajo consumo, lo que les da gran autonomía. Esta característica los hace ideales para la recogida de información, de señales y de imágenes. En un aparte de su discurso señaló que ya se comienzan a usar los drones de combate, armados. Estos tienen menos autonomía por las limitaciones que supone llevar armamento. Es de esperarse que aquí también se desarrolle una solución para el reabastecimiento como se hizo en el caso de los aviones.

Los problemas de los drones en España

Arnaiz recordó los primeros problemas que enfrentaron cuando comenzaron a introducir RPAs en España. Recordó que el  Ejército de Tierra ya operaba los Searcher en Afganistán y también usaba el Reaven para vigilancia sectorial. Explicó que esos eran los dos modelos más utilizados en zona de operaciones. Confesó que cuando quisieron usarlos en España tuvieron trabas para poderlos volar en el espacio aéreo segregado.

Por otro lado argumentó que los ya mencionados RPAs “aún no pueden convivir con los aparatos convencionales». Agregó que, por el momento, sólo se pueden volar en espacio aéreo militar. Explica que la razón para tal limitación está en los controles. Al hacerlo por satélite, implica uno o dos segundos de demora que en determinadas maniobras es un tiempo vital.

Los drones consumen recursos

El general Francisco Javier Arnaiz aclaró sobre los drones que «Eso de que requieren menos personal es una leyenda urbana”. Estableció la diferencia entre un avión caza y uno de estos UAVs. A diferencia de un caza que puede estar en el aire 10 horas los segundos aguantan hasta 24 horas. Por lo tanto, esto últimos tienen hasta tres tripulantes que se van turnando para controlarlos.

Respecto a las labores de mantenimiento asegura que estas aeronaves exigen tener turnos de personal de guardia. Esto permite operar a cualquier hora y en cualquier zona de operaciones. También es difícil el apoyo logístico para los drones.

La historia de los RPAs en España

Sobre la historia de los RPAs en el Ejército del Aire el JEMA recordó que en el Ejército del Aire disponen de una escuela en Salamanca. Allí se usan el SIVA del Inta, el Atlante de Airbus e Indra y el Searcher. Además, se está actualmente en proceso de adquisición e integración de varias unidades del RPAs estadounidense Predator. De forma simultánea se trabajapara buscarle una base, formar al personal y determinar tipo de misiones que desarrollarán. De antemano se sabe que son muy útiles para vigilancia, por ejemplo, de aguas territoriales.

Francisco Javier Arnaiz  expone que una de las razones para apostar por este avión, el Predator, es que muchos países aliados ya cuentan con él. Lo problemas que ellos hayan tenido servirán para que nosotros los evitemos. Se trata de trabajar también, sobre su base, en un futuro avión no tripulado militar. «Esperamos recibirlo en un año o año y medio», afirmó.

Respecto a los pilotos de este tipo de drones revela Arnaiz que Estados Unidos comenzó con pilotos de caza “adaptados”. Posteriormente se pasó a personal con una formación específica. Algo similar piensan hacer desde el Ejército del Aire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here