www.onemagazine.es
Normas para colgar la bandera del balcón
Ampliar

Normas para colgar la bandera del balcón

viernes 27 de octubre de 2017, 14:00h

Con motivo de los graves hechos políticos y sociales que están sucediendo en Cataluña, estamos viendo en esta región, y, sobre todo, en el resto de España una enorme profusión de banderas nacionales grandes y pequeñas, con escudo y sin él, puestas de diverso modo en balcones y ventanas de casas particulares.

Este gran número de banderas obedece, efectivamente, a una reacción popular porque la gente está harta del comportamiento de niño caprichoso y egoísta: constantes desplantes institucionales, discriminaciones contra los no adictos, la manipulación de nuestra historia común, etc. Estas banderas nacionales demuestran un claro apoyo a la Constitución española, a sus valores democráticos y a la unidad de España (Ley 39/1981); son un claro mensaje a los gobernantes de Cataluña de que ellos no son los dueños de esa parte de España porque todos los españoles somos los dueños de toda España –este es el principio de la soberanía nacional en el que se sustenta todo, incluso nuestra Constitución, tal como se expresa en su Preámbulo.

Estas banderas son también muestra de apoyo a la claridad y contundencia del discurso del Rey Felipe y de rechazo al camino inaceptable que los actuales gobernantes de Cataluña han emprendido, y que ha sido calificado por algunos analistas como un ‘golpe de estado’. Cataluña es una parte esencial de España, y hace siglos que es así por más que, en Cataluña, desde hace decenios se emita propaganda negativa insistiendo en una historia manipulada.

Poner la bandera en las ventanas y balcones

El hecho de que los ciudadanos exhiban en su casa su bandera nacional cae dentro de la libertad personal y es corriente en sociedades democráticas -como la más característica de los EE.UU.-. También resulta conocida en algunas partes de España, como por ejemplo la zona levantina más turística, en las que el número de residentes extranjeros, principalmente jubilados, supera ampliamente a los nacionales. Así, esas banderas españolas sirven de recordatorio de dónde están y, en buena medida, de réplica a las banderas extranjeras que aquellos exhiben no se sabe si para orientar a quienes vayan a visitarlos o como muestra de superioridad hacia nosotros.

Ahora, las banderas de España han aparecido en las ciudades. Ya sabíamos que casi en cada familia había una, pues ya quedó claro cuando se celebró con entusiasmo que la selección española de fútbol ganara el Mundial en 2010. Sin embargo, teniéndolas, apenas se exhibían en otras ocasiones y con otros motivos festivos. Ahora, y a pesar de la enorme demanda, su coste se ha reducido tanto que, hoy en día, una bandera de 0’90 por 1’50 m puede adquirirse por menos de 2’5 €.

Ahora, muchas banderas de España cuelgan de las casas y las vemos de muchas maneras diferentes; por ello cabe preguntarse si hay alguna manera que sea la correcta o si da igual cómo se ponga.

A diferencia de otros países, en España no hay unas normas de protocolo que obliguen a la ciudadanía a utilizar o colocar privadamente la bandera nacional en su casa de un determinado modo. Convencionalmente se entiende que, aunque ambos sean iguales y esté o no el escudo presente, el lado más importante de una bandera es el ‘anverso’, es decir, el que tiene el asta o mástil a la izquierda.

Para colgar una bandera de un balcón o ventana puede hacerse de dos modos principales: o en un mástil que sobresalga, o sin mástil y colgándola por la parte izquierda de modo que las listas queden verticales y muestre su ‘anverso’. Estimo que colgar la bandera por su borde superior no es lo más correcto, aunque ese sea el modo en que resulte más visible. Otro modo es colocar a todo lo ancho de un balcón la bandera de España sin sujetarse a medidas determinadas.

Pero siguiéndose la norma sobre el izado de las banderas en los edificios oficiales, cabría elegir una bandera tanto más grande cuanto mayor fuera la altura del balcón.

Desde luego, debería plancharse la bandera para quitarle las dobleces procedentes del empaquetado. Por otra parte, sería lo más adecuado colocar la bandera en la ventana o balcón que resulte más visible desde el exterior, a fin de aumentar su visibilidad. Por último, una medida complementaria sería anudar sus cuatro extremos al balcón o añadir unos pequeños pesos en su parte inferior para evitar que el viento la deje mal colocada.

La Constitución y la bandera de España

Finalmente, recordemos que la Constitución describe, en su artículo 4.1, la bandera de España y dice que es de listas horizontales roja, amarilla y roja de ¼, ½ y ¼ de su altura; no cita el escudo, ni establece la posibilidad de que pueda añadirse, aunque ello se hiciera posteriormente por medio de las Leyes 33/1981 y 39/1981, y los Reales Decretos 2964/1981 y 2267/1982.

En consecuencia, el que una bandera española de uso particular no lleve el escudo es perfectamente aceptable y no tiene ninguna connotación determinada. Sin embargo, en las regulaciones de algunos países sí está definido claramente que la bandera de uso por los ciudadanos es sin escudo, mientras que la bandera de uso por el estado es con escudo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Onemagazine

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.