La comercialización de datos privados en la red es un negocio que está moviendo actualmente alrededor de 100.000 millones de dólares al año. Esto se conoció como parte de un estudio realizado por la consultora Roland Berger y publicado por Le Figaro. Según el mismo estudio, estas cifras se mantendrán en alza durante los siguientes diez años.

La información fue publicada luego de conocerse el programa PRISM, de la NSA estadounidense. Según este programa, las autoridades estadounidenses estarían facultadas legalmente para espiar a los internautas. La información destaca, por otro lado, que el mercado de datos privados es uno de los negocios en alza para los próximos años. De igual modo, a manera de ejemplo, refiere que bases de datos de potenciales clientes de rubros específicos se venden en Internet diariamente. 

De hecho, según Le Figaro, compañías como Google, Facebook, Apple, Amazon y Microsoft, disponen de gigantescas bases de datos. Estas se comercializan para facilitar la publicidad de sus clientes, así como la venta de sus productos y servicios.Por ejemplo, por una base de datos de 1.000 potenciales clientes de un producto se está cobrando en torno a dos dólares. En ocasiones el costo podría ascender a 85 dólares en casos de clientes de autos de marca.

De cualquier forma, los expertos advierten de que este negocio choca, en muchos casos, con la legislación nacional sobre protección de datos. Según esta legislación, hay multas millonarias para quien utilice datos privados sin el consentimiento de su titular.

Venta de datos privados, ¿De que se trata el asunto?

El asunto comienza con la identificación de los que se considera datos privados. En la mayoría de los casos estos están conformados por correos electrónicos, números telefónicos, o direcciones postales. Mientras que en otros alcanza datos más sensibles como gustos y horas de conexión. En general se usa cualquier otro dato que ayude a construir un “perfil de usuario”.

Muchas empresas en línea crean sistemas para recabar esta información con la supuesta intención de “mejorar la experiencia de navegación”. Otras recolectan todos estos datos privados para generar tendencias u opiniones en relación a temas considerados como sensibles. Todas ellas se aseguran de incluir una cláusula que los habilite en el  “contrato de usuario”. En esta cláusula manifestamos nuestro acuerdo cuando utilizamos la página por primera vez. La cláusula autoriza al sitio web a recabar esa información para su uso interno.

Existen por otro lado, otras empresas, que hacen de la recolección de estos datos privados su razón de existencia. Su razón es la creación de perfiles que luego pueden ser puestos a disposición de empresas encuestadoras y telemarketing, entre otras más. Como se puede ver hasta ahora, si somos usuarios de internet, nuestros datos están en el espacio informático.

Por otro lado, tal y como sucede con todo lo relacionado en internet, existen países con leyes específicas y otros con leyes generales. La existencia de áreas grises en el terreno de la protección informática facilita la acción de grupos traficantes de data. En el segundo de los casos, los mercaderes de datos pueden operar tranquilamente. Mientras que en el segundo deben sofisticarse para evadir la ley. En cualquiera de ambos casos, el principal medio de protección proviene de la prudencia del usuario. El medio definitivo son leyes que impidan la venta de estos datos privados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here