Es importante la motivación para hacer ejercicio. Mantener el interés por la actividad física es importante para ser constante y poder ver al final los beneficios para tu cuerpo. Es bien sabido que hacer deporte trae beneficios positivos para bienestar físico y mental. De igual modo, las relaciones sociales se refuerzan con la práctica deportiva.

En ocasiones, saber esto no motiva a las personas para tomar su vestuario de deporte y salir a correr. En consecuencia, los siguientes tips te ayudarán a desarrollar la necesaria Motivación para hacer ejercicio

1. Motivación para hacer ejercicio. Piensa en lo que quieres lograr

Puede ser que quieras hacer deporte sin saber exactamente las razones del porque quieres hacerlo. Bajo estas condiciones, por más que trates, no tendrás metas que cumplir. Consecuentemente, no habrá nada lo suficientemente importante que te mantenga activo y habrá posibilidades de que abandones a las primeras de cambio. No existe una motivación para hacer ejercicio

En ocasiones ayuda mucho hacer una lista de lo que se quiere lograr con el ejercicio. De esta manera, ayudas a crear la Motivación para hacer ejercicio necesaria. Ya sea prepararte para correr una maratón, bajar de peso o sencillamente mantenerte en forma, la motivación lo es todo. Si estás claro en lo que quieres lograr, será más fácil levantarte del sillón y salir a entrenar.

2. Establece autorreforzamiento

Una vez que tengas claro lo de los logros, debes trabajar en el autorreforzamiento. Una buena manera de proceder es anotar estos logros en un papel y mantenerlos a la vista. Así recordarás cada vez que los veas, lo que tienes que cumplir. Asimismo, lograrás la fuerza que necesitas para conseguirlos. Es una buena manera de hallar la motivación para hacer ejercicio   

3. Avanza poco a poco

En ocasiones, cuando nos embarcamos en una nueva actividad, comenzamos con muchas ganas y muy motivados. Por ello, queremos hacer todo con rapidez para no perder el empuje. Incluso, podemos llegar a intentar más de lo que podemos dar.

Sin embargo, aunque no lo creas, esto puede traerte problemas si por alguna razón no alcanzas los objetivos que te habías propuesto. También pudiera pasar que tu cuerpo te diga, con un lesión, que vas muy aprisa. Debes marcarte objetivos que puedas ir superando poco a poco comenzando desde abajo.

4. Cree en tus propios objetivos

Debes saber que de nada vale marcarse unos objetivos si luego vas a estar repitiendo a ti mismo que no puedes lograrlo. Procediendo así solo lograrás afectar negativamente tu determinación. Por el contrario, tienes que pensar positivamente y creer que lograrás todas las metas que te has propuesto. Solo así hallarás la necesaria motivación para hacer ejercicio

5. Comprométete al logro

Una vez que hayas marcado tus objetivos, tanto los cortos como los de largo plazo, debes motivarte a entrenar duro. Este compromiso te hará comprometerte con los resultados. Es inútil que estés motivado a alcanzar las metas si no dedicas días fijos a la semana para lograrlos.

Es importante que recuerdes que debes desear alcanzarlos. Además, tienes que estar consciente de que habrá días peores y días mejores. Si no te comprometes seriamente, nunca te enterarás de hasta dónde eres capaz de llegar. Es determinante que siempre dediques tiempo para entrenar, aunque éste sea poco. Así lograrás la motivación para el ejercicio.

6. Planifica tus actividades

Una buena manera de mantener la motivación es marcar en el calendario aquel evento para el cual te estas preparando. Si estás iniciando tu preparación para correr y no has seleccionado ningún evento, puedes inscribirte en una carrera corta o maratón próximo. Es importante que seas realista, no te inscribas en una carrera que piensas que no podrás concluir.

7. Piensa positivamente

No te exijas demasiado al principio. Tienes que irte conociendo progresivamente a ti mismo. Convencete que lograrás tus objetivos con tiempo y dedicación. El pensamiento positivo representa una inmensa motivación para hacer ejercicio

8. Busca la compañía de personas que te motiven

Siempre que puedas, reúnete con personas con las que compartas el gusto por el deporte o que simplemente les guste cuidarse y estar en forma. La compañía de tales personas, aparte de darte la motivación para hacer ejercicio, te hará incorporar buenos hábitos de ellos.

9. No hagas ejercicios solo

No siempre se tienen las mismas ganas de hacer ejercicios. Por lo tanto, procura siempre ejercitarte con otras personas. Si siempre lo haces acompañado, se podrán motivar unos a los otros. Esto es muy útil, especialmente en esos días en los que no hay muchas ganas y falla la motivación para hacer ejercicio.

10. Investiga sobre tu deporte

Para cualquier actividad física que decidas emprender existe al menos una revista especializada. Con el avance de internet, también existe la posibilidad de obtener información en línea. Si quieres abordar tu proyecto físico de la manera correcta, debes informarte los más que puedas acerca de del tema. También es útil mantenerse al tanto de las novedades de la actividad.  

11. Come de forma adecuada

Para cualquier objetivo que te hayas planteado, necesitas estar fuerte. Una alimentación balanceada te ayudará a conseguirlo. La dieta a seguir está en línea con el entrenamiento que debas cumplir.

12. Premia tus esfuerzos

En tu programa de preparación no todo se reduce a comer adecuadamente y trabajar duro. La recompensa es también forma parte del esfuerzo. Un duro dia de entrenamiento merece una recompensa. No te prives de una cerveza fría o un helado si te apetece. Solo tienes que tener en cuenta la moderación y mantenerte apegado al plan de preparación.

13. Descansa lo suficiente

Recuerda siempre que luego de un período de esfuerzo debe venir uno de descanso. Tu objetivo debe ser realista. No debes exigirte más allá de lo que un descanso pueda reponer. Descanso y esfuerzo dentro de tus posibilidades son la clave.

14. Establece un horario

Elige un momento del día en el que puedas ejercitarte y mantenlo. Puede ser antes del trabajo o antes de ir a dormir. Lo importantes es la constancia. Eventualmente el cuerpo te lo recordará. 

15. Haz ejercicios que sean posibles

De nada vale comenzar un programa de entrenamiento que contemplen ejercicios difíciles de ejecutar. Esto puede ser una fuente de estrés y desmotivación que te lleven al fracaso. Siempre debes iniciarte con ejercicios que estén a tu nivel actual. Progresivamente podrás ir exigiendo más a tu cuerpo.

16. Practica deporte en diferentes lugares

Combatir la monotonía es otros de los retos a vencer. Hacer ejercicios siempre en el mismo sitios puede crear monotonía y destruir tu motivación. Un oportuno cambio de escenario te evita caer en el aburrimiento. Es posible que hasta conozcas nuevas personas que serán tus acompañantes luego.

17. Usa las nuevas tecnologías para ejercitarte

Las nuevas tecnologías son útiles en todos los ámbitos de la vida moderna. También lo son en los ejercicios. Ellas pueden ayudarte a medir tu progreso y ser fuente de automotivación. Algo tan sencillo como un cronómetro puede llevarte a lograr tu meta. Por esa razón, cada vez que sea posible, usa las nuevas tecnologías para ejercitarte.

18. Escucha canciones alegres mientras haces ejercicios

Es bien sabido que la música puede ser uno de tu aliados para hacer deporte. La prueba es que canciones pegajosas y con un buen ritmo pueden hacer que te levantes de la silla. Aprovecha esa energía para sacarle provecho a tu entrenamiento

19. Haz el mismo ejercicio de diferentes formas

Recuerda que la rutina es enemigo mortal de los ejercicios. El aburrimiento destruye tu determinación y autoestima. Por tal razón, es recomendable que una dos veces a la semana introduzcas innovaciones en tu rutina. Esta puede incorporarse a la secuencia de ejercicios o al precalentamiento 

20. Coméntales a tus amigos lo que estás haciendo

Compartir lo que hace con familiares y amigos es siempre una buena manera de aumentar la motivación. De ellos recibirás el refuerzo que necesitas para mantener tu determinación. Recurre a ellos inclusive cuando te baja el ánimo. De seguro ellos podrán ponerte de nuevo en el camino de tu preparación física.

21. Tomate fotos haciendo ejercicio

Tomarte fotos puede motivarte a mantenerte en los objetivos trazados. Es una gran ayuda para mantenerte focalizado en los logros. Especialmente si estás tratando de mantenerte en forma o quieres bajar de peso. Por otro lado, si tu proyecto es participar en una carrera, una foto tuya en el podio obrará milagros.

22. Quiérete a ti mismo

Pensar que lo que haces te lo mereces y será bueno para ti. Además representa para ti una muestra de todas las cosas que puedes lograr. Debes en todo momento sentir que amas lo que haces. Eso disminuirá las posibilidades de que te canses de hacerlo. 

Por último, de nada servirá motivarte para hacer ejercicio si no quieres lo que estás haciendo. Tampoco ayudará si no respetas las razones del porqué lo haces y no aceptas que puedes cumplir y alcanzar todo lo que te propongas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here