La Escuela de Guerra del Ejército de Tierra norteamericano (USAWC) define al líder estratégico como aquel que utiliza un proceso de liderazgo para alcanzar una visión precisa. En esta ruta, influye en la cultura organizacional y asigna recursos, a través de la política y la directiva. Asimismo, construye consensos, dentro de un entorno global inestable, incierto, complejo y ambiguo en el que existen oportunidades y amenazas.

De forma paralela, en el mundo empresarial, el líder estratégico busca insertar la vida de la empresa en su medio externo. Así pues, dicha empresa es capaz de responder eficientemente a las oportunidades, situaciones, retos y amenazas que pueda aparecer. Todo esto sin perder la visión de los recursos las capacidades y las fortalezas internas con las que cuenta. Como resultado de la conjunción de estos factores surgen los cursos de acción que posibilitan a la empresa alcanzar los objetivos propuestos. El proceso culmina con la puesta en práctica de esas alternativas o cursos de acción.

El liderazgo estratégico no necesita exclusivamente una visión corta, que sería táctica, ni una visión larga que sería política, sino una visión entre ambas. Esta debe ser compleja, imprecisa pero integral. Que dependa tanto de la posición y de la personalidad del líder estratégico como también del entorno y el marco en el que esta alta función se ejerce. Esto no es algo fácil porque no hay manuales que señalen exactamente el camino. El correcto desempeño está ligado en gran medida a la formación, la creatividad, personalidad y experiencia del líder. Quiere decir esto que, el desempeño tiene un componente de genialidad.

Las cualidades del líder militar

De lo anteriormente dicho se concluye que el liderazgo estratégico es una cuestión transversal. Esto es, adquiere insumos de múltiples campos y se desarrolla afectando a un gran número de áreas (legales, éticas, de representación, culturales o corporativas). 

En este contexto, para la Armada Española las cualidades que distinguen a los líderes idóneos para ejercer estratégicamente serán, en primera instancia la visión. De igual manera lo son, la capacidad para gestionar la confianza, la resolución, la adaptabilidad y la habilidad para comunicar.

Por otro lado, su capacidad de visión ha de permitirle entender no sólo la organización como un todo, sino como un elemento más del Estado. No obstante, existen relaciones en las que se pretende inscribir los atributos con que debe contar un líder estratégico. De modo que puede decirse que no existen cualidades que le sobren y todas tienen su lugar en él. Las cualidades tiene que ser todas positivas.

Las cualidades del líder civil

El liderazgo estratégico tiene que ver con el potencial de un gerente para expresar una visión estratégica para la organización y para motivar y persuadir a otros a adquirir esa visión. El líder estratégico civil también se puede definir como aquel que utiliza la estrategia en la gestión de los empleados.  Es también aquel quien tiene el potencial para influir en los miembros de la organización y ejecutar el cambio organizacional. 

Un líder estratégico crea una estructura organizacional, asigna recursos y expresa una visión estratégica. Paralelamente, trabaja en entornos ambiguos sobre temas muy difíciles. Estos temas influyen y son influenciados por situaciones y organizaciones externas a las suyas.

El objetivo principal del liderazgo estratégico es la productividad estratégica. Otro objetivo es desarrollar un entorno en el que los empleados pronostiquen las necesidades de su organización en el contexto de su propio trabajo. 

Los líderes estratégicos alientan a los empleados de una organización a seguir sus propias ideas. Asimismo, hacen un mayor uso del sistema de recompensas e incentivos para alentar a los empleados productivos. El liderazgo estratégico funcional se trata de la inventiva, la percepción y la planificación para ayudar a un individuo a alcanzar sus objetivos y metas.

Conclusión: Cuáles son las cualidades de un líder estratégico

Como conclusión, un líder estratégico debe ser eficaz y eficiente. Del mismo modo debe ser buen comunicador, apasionado, positivo, innovador, colaborador, honesto, diplomático, empático y humilde. 

Por otro lado, su desempeño no debe ser una suerte de receta fija que se puede aplicar en todas las situaciones. En contrario, la forma de este desempeño, depende de la cultura de la empresa u organización y de las limitaciones existentes. Por ejemplo, los canales de comunicación de un líder que trabaja diariamente con su equipo son diferentes a los de otro que se comunique de vez en cuando. De manera tal que cada líder debe adaptar su estilo de liderazgo para adaptarse a su rol, su empresa u organización y su situación laboral.

Finalmente, Sun Tsu considera en su obra que las cualidades de un buen líder deben ser sabiduría, sinceridad, benevolencia, coraje y disciplina. Por otro lado, la doctrina del ejército norteamericano habla de él en términos de técnicas, tácticas, conceptos y de competencias especiales. John Adair, por su parte, se refiere a la capacidad de tomar decisiones, energía, inspiración de confianza y determinación como rasgo distintivo de un buen líder.

Pero la verdad es que no existe un compendio fijo e imperecedero de cualidades para un buen líder. Por el contrario, estas deben ser “adaptativas” en todo momento y debe funcionar dependiendo de la misión y las condiciones. Esta es la concepción que, en la actualidad, se le da a este tipo de liderazgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here